Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Branding_Monica_Porto_Masespiritual_Neima_Pidal_025

Me dedico a canalizar y solucionar los problemas de la psique (alma), sanando la conexión con el espíritu de cada uno. 

Utilizo los problemas actuales del siglo XXI para dar luz y hacerlos conscientes para que inicies el viaje del héroe.

Para abrir nuestro corazón a otros, necesitamos conocer a quien queremos depositar nuestra confianza.

Lo sé porque yo misma he estado en tu lado y he buscado guías y personas conectadas que me orientaran, en mis momentos más oscuros, en mi viaje del héroe.

Una de las cosas que más valoraba, es que estas personas hubieran pasado por lo mismo (o parecido).

Por eso me atrevo a mostrar mis vulnerabilidades, porque ahora sé que son mis fortalezas, y confiar en mostrarlas, hace que me una más a ti. 

Permítete sentir que puedes tener confianza porque te encuentras en un lugar de comprensión y amor.

Te mostraré como desde el mismo infierno he salido para crear mi cielo en la tierra.

No con palabras, con hechos, coherencia, y mucho amor hacia mi. 

Durante 23 años he trabajado en una empresa privada mediana en un puesto de responsabilidad, gestionando equipos de trabajos por toda España.

Afrontado la crisis sanitaria que hemos vivido, generando orden, protocolos en el sector sanitario y geriátrico, liderando  y resolviendo procesos de crisis y caos tanto a nivel organizativo como emocional.

Y esto unido a mi transformación transpersonal tan grande, es lo que me ha llevado a cambiar mi paradigma personal y laboral.

Si queréis saber un poco más en el desplegable tenéis lo más importante en cada una de mis etapas, los retos y superaciones que he hecho, éste es parte de mi viaje del héroe.

Os lo cuento con crudeza pero también con notas de amor y humor, porque al final cuando sanas, todo lo ves como un aprendizaje de la vida.

Si no os apetece saber eso, podéis seguir leyendo más abajo mis credenciales académicas posteriores a mis titulaciones universitarias.

LOS RETOS Y LAS SUPERACIONES EN MI VIDA QUE ME HAN CONVERTIDO EN UNA EXPERTA EN LO QUE ENSEÑO

Naci en una familia unida pero desestructurada.

Con un padre que su medio de comunicación era a base de maltrato físicos y emocionales, desde que empecé a tener consciencia, se activo el modo de supervivencia, adaptándome a todo lo que me decían que hiciera.

Fueron muchísimos años así, callada en silencio sólo aguantando, sintiendo cosas, situaciones que ningún niño/a debe de ver o sentir…pero ahí estaba sin haberlo elegido, sin niñez con gritos, penas, abuso, soledad, tristeza, falta de comunicación, de amor.

Cerraba mis ojos y solo quería desaparecer…

Era una niña muy introvertida, además de conectada era capaz de percibir otros planos, escuchar otras energías, muy intuitiva, pero en vez de agarrarme a mi conexión, la elimine, no quería sufrir aún más, generé un escudo protector y me centre en vivir.

Sentía una profunda soledad, sentía un rechazo frustración, no entendía para que había venido a este mundo.

Realmente me quitaron la niñez, no pude vivirla y me convertí en una niña mayor, ultra cuidadora de todos, excepto de mi.

A medida que crecía en mi infierno particular que era mi casa, con miedo de llegar cada día, se le sumaba que físicamente mi tiroides empezaba a dejar de funcionar.

Síntoma de no poder expresarme y de tragarme todo, tenia 12 años y cuando iba al cole con mi sobrepeso, tenia a media clase burlándose de mis 10kg de más.

Esas burlas pasaron a ser golpes, me pasaba los recreos corriendo en dirección contraria para huir de los corrillos donde me daban por todos los sitios, y antes en el colegio esto no se protegía, asique me tocaba esconderme.

En estos dos infiernos y cuando la enfermedad ya me estaba tocando comenzó mi pequeño despertar.

Sabia que algo tenia que hacer o me paleaban en el cole o en casa, vamos era todo genial.

Lo de mi casa no lo podía cambiar, pero lo curioso es que me habían apuntado a judo por aquel entonces , desde los 7 años y ya por los 12 había ganado alguna competición, pero no me defendía.

Comprendí que lo tenia que hacer y aunque no fuera consciente de que empezaba a poner límites, ese era mi punto ciego con la vida diciéndome que tenía mi lugar pero que tenia que reclamarlo, amarme y tirar por mi, era el momento de hacerlo.

Así fue, lo hice, en ese momento puse los limites con el judo y desde ahí, dejaron de perseguirme y de burlarse. No quiero decir que la violencia sea la respuesta pero en ese caso era necesario porque la realidad era muy radical, esto sucede cuando no te das cuenta de nada y estas muy ciego/a, yo era muy joven pero ahí supe  que tenia que poner limites.

Mi segundo gran momento, fue a los 14 años y estando en 8º de la famosa EGB, me quedaron 4 asignaturas, normal, porque con el tomate que tenia en casa no había motivación para aprobar, lo único que quería era vivir ¿no?.

Mi tutora, llamo a mi madre y a mi me dejaron con la puerta abierta muy cerca, lo escuchaba todo, de alguna forma el universo quería que yo lo escuchara, era un mensaje para mi.

Mi tutora explicó a mi madre que me quitara de estudiar porque no valía para ello. Telita!! no me conocía, no sabia por lo que estaba pasando y aún así directamente me quita la oportunidad. Menos mal que mi madre ahí estuvo a la altura y la dijo 2 cosas.

Para mi el impacto fue muy fuerte, no sintiéndome valida por mi profesora, os juro que sentía mucha rabia, frustración y tristeza.

Esos sentimientos fueron los que me hicieron reflexionar y  ver que el universo me avisaba de que si seguía así no iba a escapar del infierno, porque para escapar del infierno que vivía tenia que estudiar y sacar mis estudios, para tener un trabajo.

Sobra decir que mi padre no quería que estudiáramos ninguno, asique hacerlo era desafiar a las ostias que te podían caer extras.

Pero lo decidí, me compre una linterna y en mi cama debajo de las  sabanas estudiaba, o en el baño cuando todo el mundo dormía, lo hacia.

Decidí que quería salir de ahí como fuera y el medio seria estudiar.

Aprobé 8º con creces y luego me hice dos carreras con master….vamos y eso que me diagnosticaron inutilidad.

Lo importante no fue los estudios , lo importante es que aprendí a que NADIE, me iba a validar, sólo con mi esfuerzo y con mi trabajo me podía valorar, aun así he metido mas veces la pata..:), no se aprende a la primera.

Por cierto, muchos años después me encontré con esta profesora cuando yo ya había terminado de estudiar la 1 carrera…pero esa es otra historia.

 

Cuando salí del infierno, salí con fuerza para vivir, porque al final no había vivido, no sabia lo que era una niñez normal o una adolescencia normal, así que con 21 años lo único que quería era respirar, conocer, vivir, de todas las formas posibles, de todos los modos posibles.

Pero con todas las heridas que llevaba, eso no tardaría en  salir, y claro el amor es un brillante espejo para verse, aunque en aquel tiempo mi grandes dos heridas soledad y rechazo sangraban y por eso necesitaba el amor aunque aún no sabia que era yo quien lo creaba.

En mi interior seguía sin conectar con mi alma, pero esa parte de mi, esa intuición que escuchaba, una pequeña voz me susurraba que buscara, no sólo en la parte física de este plano, también en la parte energética por ello decidí empezar autoconocerme a través del Reiki y los Akásicos.

Esta fue la forma que encontré de conectar con mi alma y con mis guías, rápido sentía que esa parte era fundamental en mi.

También fui consciente de la desconexión profunda que tenia con mi cuerpo y con mi alma, todo debido a ese escudo para evitar el dolor tan grande que tenía, pero………….

Conocí a una persona que en ese momento me ofreció vivir en pareja.

Sabia que ir por el camino del alma era de dolor, abrir heridas, asique preferí seguir en mi ceguera y vivir una vida normal, casándome y trabajando en lo que supuestamente me gustaba y había estudiado.

Siguiendo los cánones y  desesperada por encontrar amor y llenar el vacío de mi interior, ciega muy ciega a mis puntos ciegos, a lo que quería mi alma, tenia un absoluto desconocimiento de mi.

Pues cuando no quieres escuchar, no quieres ver y no quieres cambiar llega la gran hostia del universo, pero antes que todo contaros un poco más.

Evidentemente me metí en una relación repitiendo patrones , los que había visto en la gran no relación de mis padres, y el gran mal trato que había existido entre ellos, muchos años de callarme y aguantar dieron su gran nefasto fruto una super enfermedad.

La verdad es que no tenía ganas de vivir porque aún no había encontrado mi conexión, no me había encontrado y no me  valoraba, y eso que tenia un montón de logros personales pero no los validaba por mi, y los de fuera tampoco lo hacían claro está, porque todo me mostraba el gran trabajo que tenia que hacer.

Esas no ganas de vivir hicieron que mi tiroides fuera cada vez más lento y poco a poco fui cogiendo peso, tan solo por beber un vaso de agua yo al día siguiente tenia medio kilo de más.

Un pequeño gran momento ocurrio una vez algo que me cambio para siempre.

En la vida esos puntos de luz que llegan a tu alma son mensajes certeros de otros planos, tus guías, tus ancestros tu conexión te dice y si estas abierto lo escuchas.

Lo médicos me dijeron que tenia hipotiroidismo autoinmune, pero tardaron tanto detectarlo y tanto en ajustar mi dosis  de eutirox que yo no paraba de engordar.

Mirándome al espejo con mis 120 kg y sin poder apenas andar, sin ganas de vivir, sentir en mi corazón, en mi alma, una frase.

-Mónica, hay más, esto no acaba aquí.-

Eso traspasó mi corazón, y me hizo llorar, sentí una oleada de amor inmenso, como si me llenara todo el cuerpo de un amor tan fuerte, esa sensación jamás la había sentido antes.

Ahora se que eso ocurre cuando conectamos con el amor universal, con todo lo que nos rodea, sentir amor de todo, sentir que somos amados por lo que nos rodea es algo que solo se consigues si eliminas toda la basura y a mi me dieron la oportunidad de sentirlo antes, lo suficiente para saber que si existía esa parte y estaba conmigo.

Sentí que quería vivir y así lo decidí quería vivir .

La solución que me dieron era operarme del estómago y  el universo me daba la oportunidad y que no podía desaprovechar, fui muy consciente que requería esfuerzo físico y también emocional, mi cambio iba a ser en todos los niveles.

 

Compromiso hacia misma fue y es lo que ha marcado y marca mi vida en cada momento.

Adelgacé 56 kilos, y no penséis que fue fácil, requirió de mucho esfuerzo físico y mental antes de la operación y después mucho esfuerzo emocional.

No solo una adaptación a mi nuevo cuerpo, también un cambio drástico para aprender a como comer.

Poco a poco se generó dentro de mi una fuerza que hizo que siguiera tomando decisiones y accionando.

Fui madre, me divorcie y empecé a sanar.

Era muy consciente que aunque tenia la oportunidad de vivir tenia que cambiar por dentro porque mi forma de pensar me había llevado a esta enfermedad, este golpe del universo había venido para despertarme.

Consciente de mi forma pensar , me centre en conocimiento y en experimentarlo en mi, empecé con neurociencia y  coaching.

Faltaba algo, faltaba la conexión con mi alma, por ello indague en coaching cuántica, aprendí a ver puntos ciegos, mis puntos ciegos, y reventaba cada vez que veía algo de mi, rompía mi mente una y otra vez mis creencias.

Moria y vivía, ruptura de la conciencia y creación de nueva conciencia, una nueva yo, una y otra vez.

Faltaba el alma, faltaba conectar con mi cuerpo y sentir mi alma, y así entro en mi vida la técnica del Thetahealing.

Esta es la técnica que más me ha cambiado y lo sigue haciendo aun hoy después de muchos años, porque cada día la sigo practicando.

Conectar y elevar tu conciencia trabajando con la energía del amor universal, cambiando tu forma de pensar en el plano cuántico y creando una más afín, conectando con guías, ancestros, viendo otras vidas comprendiendo la dimensión que tenemos, que tienes tu en esta vida y en otras.

Así uní todo, mi alma mi ser, mi cuerpo físico, con todo, poco a poco fui trabajando y perdonandome cada cosa que iba descubriendo de mi pasado, de mis heridas, sanando, amándome mucho más y dándome mucho equilibrio.

Es aquí cuando empecé a sentir que tenia que compartir lo vivido y mi sanación con otros.

Pero esta vocación que siempre había tenido solo salió cuando estaba preparada, cuando yo la había practicado tanto conmigo que ya si lo sentía.

 

Con claridad te digo que todo lo que enseño esta al 100% probado en mi, porque mi labor empezó conmigo, mi experiencia comenzó desde mi y desde mi resultado puedo mostrarlo para otros.
Esa experiencia personal ha crecido también a medidas que he hecho sesiones con muchas personas a lo largo de mi vida, incluso antes de formarme como Terapeuta yo ya estaba al servicio de los demás.
Pero para enseñar antes debes de liderar tu propia vida y ser muy coherente contigo, sentir lo que has aprendido y experimentar en ti el cambio, solo así sientes que puedes liderarte y liderar a otros.
Como has leído mi vida ha sido un continuo aprendizaje hacia ese liderazgo, uniendo mente y alma y ahora, es hora de compartirlo y ayudar a todos los que se sientas atraído a querer aprender a ver sus puntos ciegos y gestionarlo por si mismo.
 
Aquí puede ver  las formaciones en desarrollo humano y espiritual.
Terapeuta Transpersonal Energética en Thetahealing.
Maestra en Registros Akásicos. 
Maestra en Reiki Usui.
Coach por ICF.
CREADORA DEL MÉTODO BUSSINES VISIONARY
Experto en Minfulness personal, liderazgo en equipos.
Coach Cuántico con master en esta técnica.
Experta en el método Design Thinking.
En Thetahealing soy además  Formadora en:
-Adn Básico
-Adn Avanzado
-Indagación
-El Creador y tú.
-Tu y tus Otros (Almas Gemelas 1)